España, a la cola del emprendimiento según el Foro Económico Mundial


Los países bálticos son los que más facilitan la creación de nuevos proyectos innovadores

España está a la cola del emprendimiento europeo, según el último informe del Foro Económico Mundial publicado este martes. Y lo es tanto en los emprendedores que inician nuevos proyectos (puesto 22 de 28) como en los denominados intraemprendedores (26), aquellos trabajadores que innovan con proyectos dentro de las empresas. El estudio ofrece una visión de la innovación en la que destacan Estonia, Suecia y Letonia como los países que más facilitan la creación de nuevas empresas.

Intraemprendedores

Porcentajes sobre la población activa































EL PAÍS / Fuente: Observatorio Global de la Actividad Emprendedora

El informe elaborado por el Foro Económico Mundial y el Observatorio Global de la Actividad Emprendedora (GEM, por sus siglas en inglés) explica que emprender es más que iniciar un nuevo negocio y destaca la importancia de la innovación dentro de las compañías, los intraemprendedores. “Aquellos que innovan dentro de las organizaciones tienden a crear más empleos que los que inician su propio negocio”, asegura el estudio, uno de los últimos que publicará antes del Foro de Davos, que se celebrará del 17 al 20 de enero del próximo año. Existe, según el informe, una correlación entre las tasas de este tipo de emprendimiento y la competitividad económica: por cada aumento del 2,5% de la tasa de intraemprendimiento de un país, sube un punto la competitividad del mismo, según los datos de competitividad global del Foro Económico Mundial.

Hasta ahora, existía una contradicción sin explicar entre los bajos niveles de emprendimiento en Europa y las altas tasas de competitividad que mantenía. La razón con la que explica esto el Foro Económico Mundial es que Europa cuenta con una gran cantidad de innovadores dentro de las compañías, un talento emprendedor hasta ahora invisible: de media, ocho de cada 100 trabajadores europeos son intraemprendedores, un resultado que solo lo superan Estados Unidos, Canadá y Australia.

Reino Unido, la excepción

Otra de las novedades del estudio es el bajo nivel de trabajadores dedicados a la innovación que existe en las principales potencias europeas. Italia, España, Grecia, Francia y Alemania lideran la clasificación negativa de emprendimiento si se suman las tasas de emprendedores e intraemprendedores. La única excepción entre las grandes potencias económicas de Europa es Reino Unido, que se sitúa en la quinta plaza (tercero en intraemprendedores y undécimo en emprendedores).

En el caso de Estonia, líder en la suma de ambos tipos de emprendimiento, no es líder de la clasificación europea por accidente, según el Foro Económico Mundial. “A comienzos de los noventa, el Gobierno de Estonia inició una serie de reformas que cambiaron el sistema existente de empresas estatales. Ha seguido innovando, por ejemplo con la digitalización de los servicios públicos, donde es líder global”, detalla el informe.

Asimismo, la existencia de casos de éxito como el de Skype, con sede en Estonia, hace que los emprendedores que cuentan con una idea se arriesguen con más facilidad que en otros lugares. “El éxito de Skype ha inspirado a toda una generación de emprendedores estonios”, recalca el estudio.

Para el Foro Económico Mundial, la cultura es uno de los factores que actúa de freno o lanzadera, según cada caso, de la creación de empresas. “En los países del sur de Europa hay miedo al fracaso y baja percepción de oportunidades empresariales. En parte, esto se debe al impacto duradero de la recesión en estos países”, afirma el documento. Aunque, según los autores, esta es una de las oportunidades que ofrecen los intraemprendedores: aplicar un cambio cultural dentro de una empresa se puede realizar mucho más rápido que en la sociedad, donde para variar comportamientos se necesitan incluso décadas.

“A menudo se presenta un falso contraste: el emprendedor dinámico frente a la corporación obsoleta. Este informe desacredita esa perspectiva”, asegura Michael Drexler, director de industrias de inversores en el Foro Económico Mundial. Lo que habría que hacer, según los autores del estudio, es crear marcos de políticas que permitan la innovación colaborativa. Es decir, que las nuevas empresas y las ya establecidas compartan recursos complementarios y apoyen nuevos proyectos.

Otra ventaja con la que cuentan los intraemprendedores es la posibilidad de usar y aprovecharse del soporte y recursos con los que cuenta la empresa para la que trabajan. “Las actividades de los empleados pueden marcar la diferencia”, explica Niels Bosma, autor principal del GEM, que concluye: “Los países deben esforzarse en incentivar ambos tipos de emprendimiento”, remacha.

El reto de innovar dentro de la empresa

Los emprendedores son aquellas personas capaces de identificar oportunidades de negocio, valorar los riesgos y poner en marcha un nuevo proyecto. Hasta ahora, el emprendedor se reconocía como la persona autónoma que realizaba esto con la creación de una nueva empresa. Pero también existen los trabajadores que realizan ese mismo proceso bajo el paraguas de una compañía: a estos se les conoce como intraemprendedores.

Entre las ventajas de ser intraemprendedor, según señala el Foro Económico Mundial, destaca el hecho de no arriesgar el patrimonio personal en la consecución de un nuevo proyecto. Es decir, al realizar una nueva acción dentro de una organización ya existente, es esta la que aporta el capital y la estructura necesaria para llevarla a cabo.

Además, los beneficios que produce la innovación dentro de las empresas ya existentes son mayores en términos de creación de empleo y de mejora de competitividad.

Fuente: El País
Compartir en Google Plus

About Asociación Por Ti Mujer

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Comentar en este sitio
    Comentar en Facebook

0 comentarios :

Publicar un comentario