¿Por qué las cooperativas quedan fuera de la fiebre de las start up?


En plena moda de las start up una de las fórmulas más tradicionales para emprender en la Comunidad Valenciana, las cooperativas, se mantiene al margen del furor por proyectos tecnológicos.

En parte por obligación, debido a la propia legislación autonómica, y en parte por los propios principios, ya que algunos de los objetivos de ese tipo de empresas de rápido crecimiento choca con los de la economía social.

Según los datos de la Federación Valenciana de Cooperativas de Trabajo Asociado (Fevecta), en el último año se crearon 147 nuevas cooperativas de trabajo y el sector generó 649 nuevos puestos de trabajo, con lo que se superan las dos mil entidades en la región y casi los 21.400 trabajadores. Unas cifras que suponen superar los niveles previos a la crisis.

Sin embargo, entre las actividades en que se han creado nuevas entidades llama la atención una ausencia: el sector tecnológico. Pese a la auténtica fiebre por apps, la nube, gadgets y demás anglicismos, en el caso de los emprendedores que optan por crear cooperativas de trabajo asociado no es un campo de desarrollo.

Algunos intentos ha habido, aunque han chocado con la realidad. "Llegamos a tener una cooperativa que apoyamos desde la Federación pero cuando entró en una de esas incubadoras se dieron cuenta que no podían seguir con la estructura de cooperativa", explicó ayer la directora de Fevecta, Paloma Tarazona.

Entre las dificultades, la propia ley valenciana para las cooperativas pone trabas. "La ley impide cualquier posibilidad de especulación en las cooperativas y pone unos límites legales a la remuneración a los propios socios. Eso es algo que choca con el modelo de crecimiento muy rápido y las rondas de financiación y revalorización que conllevan de las start up".

Para el presidente de Fevecta, Emilio Sampedro, ese tipo de emprendedores "buscan más inversores y capital que garantizar un trabajo para sus socios, que es la prioridad en nuestro caso", señaló. Sampedro consideró que ese tipo de valores chocan con la economía social que inspira a las cooperativas, aunque dejó claro que "todos tenemos nuestro hueco en el sector emprendedor y todos colaboramos en foros con la Administración". Fevecta también consideró que aunque los proyectos no sean de ese sector de moda, eso no significa que no sean innovadores.

Para las cooperativas otro tema que lleva tiempo levantando ampollas es el uso de la expresión "economía colaborativa" para negocios que se basan en cobrar comisiones por intermediar en relaciones entre particulares a través de plataformas tecnológicas.

Las ayudas

La creación de cooperativas ha sido prácticamente la misma (apenas una más) que en 2015, algo que achaca al retraso en la orden de ayudas, que llegó en noviembre. A ello se sumó el cuello de botella en la tramitación. "Esperamos que este año afloren muchas de las que esperaron a las ayudas", señaló Sampedro, que también aseguró que hay un compromiso de Economía de que las ayudas por tres millones estén convocadas en el primer cuatrimestre.

Fevecta también pondrá en marcha el proyecto Objetivo 199+ para incrementar un 30% las nuevas cooperativas en 2017 y generar 800 nuevos empleos.

Por A.C.A.

Fuente: Expansión
Compartir en Google Plus

About Asociación Por Ti Mujer

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Comentar en este sitio
    Comentar en Facebook

0 comentarios :

Publicar un comentario